Cómo invertir en fondos indexados en España

¿Has oído hablar de fondos indexados pero no sabes por dónde empezar? En este artículo te explicamos las bases para invertir en fondos indexados en España.

Vamos a verlo.

Para canalizar el ahorro y luchar contra la inflación, en España se han utilizado de forma habitual los fondos de inversión. Los fondos en general son un vehículo muy atractivo para la gran parte de los ahorradores e inversores, ya que permiten invertir de forma muy diversificada sin necesidad de tener ni grandes conocimientos de inversión ni tener que dedicar mucho tiempo al estudio y selección de empresas en las que invertir.

Dentro del mundo de los fondos, los fondos indexados en particular pueden ser una buena opción para obtener una rentabilidad aún mayor en comparación a sus hermanos no indexados.

Los fondos indexados en España

Los fondos indexados son una variedad de fondos de inversión cuyo objetivo es el de copiar o replicar un índice bursátil, como puede ser el IBEX 35 o el SP500. Para ello invierten en todas las empresas de dicho índice: es decir, en las principales compañías españolas, o americanas, o europeas, según el índice en cuestión.

Son también conocidos como fondos índice, por la razón de querer asemejarse a un índice de referencia, en vez de intentar superarlo dando más o menos peso a cada empresa en la que invierten.

Planta que simboliza el crecimiento de los fondos indexados

Los fondos indexados poseen una serie de ventajas muy interesantes con respecto a otras maneras de invertir:

En primer lugar, son muy baratos en cuanto a comisiones ya que no necesitan un gestor que esté tomando decisiones de inversión.

Recuerda: Lo único seguro en una inversión son las comisiones que vas a pagar así que cuanto más bajas sean, mejor.

De igual forma, encajan bien con personas que no poseen grandes conocimientos financieros, ya que su seguimiento simplemente se controla observando el valor del índice al que se está intentando “copiar”.

Si invertimos en fondos indexados que tienen como referencia al selectivo español, un vistazo a cualquier medio financiero de internet nos dará una muestra de cómo van nuestras inversiones, sin necesidad de dedicar mucho más tiempo a seguir la evolución de la cartera.

Eso sí, como explicamos en detalle en nuestro curso de fondos indexados es mejor tener una cartera diversificada por todo el mundo en lugar de invertir solo en España o en un determinado territorio.

¿Hacerte rico rápido? Va a ser que no

⚠️ Importante: Esto no va de intentar sacar ganar dinero rápido. Es un proceso que lleva su tiempo. Este tipo de fondos están pensados sobre todo para inversiones a largo plazo.

¿Y cuánto tiempo es “largo plazo”?

Generalmente se considera largo plazo en el mundo de la inversión a entre al menos 5 y 10 años. Por eso estos fondos son muy interesantes para personas que estén pensando en una manera de dar vida a su dinero de cara a la próxima década, su jubilación temprana o directamente su jubilación.

Dicho esto, la duración de la inversión dependerá del porcentaje de Renta Variable (acciones) y Renta Fija (bonos) de la cartera, a mayor Renta Variable más riesgo asumiremos y mayor deberá ser el horizonte temporal. Y viceversa para la Renta Fija.

Esto es importante porque su valor no es constante en el tiempo y va variando, a eso se le conoce como volatilidad. Así pues, si invertimos a corto plazo aumentamos las posibilidades de perder dinero, especialmente si tenemos un porcentaje elevado de Renta Variable en la cartera.

Tipos de fondos indexados 

Hemos mencionado antes la renta variable y la renta fija. Vamos a entrar más en detalle.

Generalmente, en las carteras de fondos indexados, los inversores incluyen tanto Renta Variable como Renta Fija.  Explicado brevemente:

  • Los fondos de renta variable son aquellos que invierten en acciones de compañías (como Amazon o Santander)
  • Los fondos de renta fija son aquellos que invierten en de empresas y países (como los Bonos del Tesoro, del Estado, deudas de empresas…) 
Ejemplo de fondos indexados mundiales

Los primeros son más volátiles (suben y bajan más en el corto plazo), pero se espera que den más beneficios a largo plazo. Los segundos son menos volátiles pero también suelen dar menos rentabilidad.

También es interesante mencionar que existen fondos que reparten diviendos de empresas como rentas y otros que los acumulan y reinvierten.

Los fondos de acumulación, los más habituales, son aquellos que no reparten dividendos a los partícipes sino que reinvierten los beneficios, haciendo crecer el valor de la participación (y la rentabilidad) para el inversor a lo largo del tiempo. Podríamos decir, que potencia el trabajo del interés compuesto en la cartera del inversor. 

Los de reparto o de distribución sí que reparten dividendos de manera periódica, generando una renta para el inversor, sin embargo, la principal desventaja es el pago de impuestos cada vez que esto ocurre.

Por este motivo, en la mayoría de casos nos interesará elegir fondos indexados de acumulación para maximizar el efecto del interés compuesto.

Las comisiones de los fondos indexados

Uno de los principales puntos fuertes de los fondos indexados es que las comisiones son muy bajas con respecto a los fondos activos, por lo que la rentabilidad esperada a lo largo del tiempo es mayor. No conocemos la rentabilidad futura de nuestras inversiones, pero sí sus costes, así que cuanto más bajos sean, ¡mucho mejor!

Pagar menos comisiones permitirá obtener más rentabilidad a largo plazo. En este caso el low cost no es sinónimo de peor calidad, más bien lo contrario.

¿Cómo invertir en fondos indexados?

Invertir con fondos indexados puede hacerse desde un banco tradicional (la mayoría los tienen entre su cartera de productos) o mediante un bróker especializado. Estos últimos suelen ofrecer muchas mejores condiciones en cuanto a comisiones, así que mira bien la letra pequeña. 

¿Cartera autogestionada o robo-advisor? 

Para invertir en fondos indexados en España tenemos dos opciones:

1️⃣ Podemos crear nuestra cartera de fondos de forma manual, donde seamos nosotros los que configuremos en el broker nuestra propia cartera eligiendo los fondos y el peso que le damos a cada uno, o también 2️⃣ podemos invertir a través de un robo-advisor.

Según la Wikipedia, un roboadvisor:

“Es una empresa FinTech que realiza las actividades de asesoramiento y/o gestión de carteras automatizados​ y se realice en consideración a las circunstancias personales del inversor.”

En otras palabras, es un sistema automático que, tras hacernos unas preguntas para conocer nuestro perfil inversor, elige los mejores fondos y su distribución según nuestro horizonte temporal, edad y aversión al riesgo

Que seamos nosotros los que tengamos el control de nuestra cartera o que la gestione un robo-advisor dependerá de varios factores. Por ejemplo, si llevamos el control de nuestra cartera, tenemos una inversión muy personalizada que está realizada plenamente a nuestra medida. Es además una forma más económica de operar ya que minimizamos al máximo las comisiones.

Por otra parte, la inversión en roboadvisors implica unas comisiones algo superiores al tratarse de un tipo de servicio automatizado, pero tiene a su favor la sencillez y el dejar a otros la selección de fondos y sus pesos, mientras que el ahorrador se centra en aportar dinero cada mes sin tener que preocuparse. 

Elegir uno u otro dependerá en principal medida del conocimiento, las ganas y el tiempo del que dispongamos.

Elegir un roboadvisor o invertir en una cartera manual

Si no estamos dispuestos a dedicar tiempo a aprender sobre inversión, distribución de activos y vigilar nuestra cartera, quizás nos convenga un robo-advisor. Si quieres optimizar la máximo la cartera, podemos aprender por nuestra cuenta o cursos de calidad para crear una cartera manual de fondos indexados.

1️⃣ Robo-advisor: cómo escoger uno en España

España, al contrario que otros países del ámbito europeo, no ha tenido mucha tradición en esta figura de inversión y aún queda mucho que evangelizar para que llegue a la masa de la población, sin embargo en años reciente han proliferado varios robo-advisors comerciales que ofrecen un producto excelente por sus comisiones y su simplicidad. De hecho, ya superan los 6.000 millones de euros gestionados (noticia)

Los más conocidos son: Indexa Capital, Finizens, InbestMe y Finanbest. En los enlaces podrás ver lo que opina nuestra comunidad sobre cada uno de estos servicios.

Existen comparadores de robo-advisors que te pueden ayudar a tomar la decisión de elección. En este sentido, no recomendamos basarse solamente en las comisiones o en la rentabilidad pasada, sino tener también en cuenta su trayectoria, tipologías de carteras, atención al cliente, opiniones de otros inversores, etc. 

2️⃣ Cartera manual o autogestionada

Elegir cartera de inversión propia o manual es la opción preferente de aquellos inversores que ya poseen conocimientos,  tiempo disponible y que deseen tener el control absoluto sobre su dinero, a la vez que ahorran en comisiones.

Conviene tener en cuenta algunos factores a la hora de evaluar tu estrategia de inversión. Estas son:

  • Edad
  • Capacidad de asumir riesgos
  • Horizonte temporal
  • Estabilidad de ingresos
  • Experiencia previa invirtiendo

Quedará además por determinar cuál es el porcentaje de renta fija y variable de tu inversión. No hay una regla absoluta, pero sí que puedes usar esta sencilla regla como punto de partida: Se trata de restar tu edad a la cifra 110. El resultado de esta operación determina el porcentaje de renta variable que debe tener tu cartera.

Por ejemplo:

Si tienes 42 años, 110-42= 68. En este caso, el 68% sería la cantidad de renta variable que debe poseer nuestra cartera. El resto se complementa con Renta Fija.

También es muy importante resaltar que, de manera periódica, debemos rebalancear nuestra cartera. Esto no es más que adaptarla para que siga teniendo el mismo reparto entre renta variable y renta fija sin que se desvíe.

Por ejemplo:

Si tenemos una cartera 60% Renta Variable y 40% Renta Fija, si al cabo de un tiempo la Renta Variable aumenta más de valor acabando en 65% Renta Variable y 35% de Renta Fija, el reajuste de la cartera consistiría en trapasar un 5% de la Renta Variable a la Renta Fija para volver a la configuración inicial.

En España, puedes crear una cartera manual de fondos indexados en brokers en: Myinvestor u Openbank.

Conclusión 

Algunos de los beneficios de invertir en fondos indexados es el de obtener una rentabilidad que histórica ha sido más que decente sin tener que preocuparnos mucho por nuestra cartera y su bajo coste. Su estabilidad, facilidad de comprensión y el hecho de ser bastante conservadores, lo hace un producto ideal para la mayoría de los inversores que buscan retornos en el largo plazo.

Gracias a esta forma de inversión, labrarse un futuro es algo que por fin está a la mano de cualquiera, independientemente de que posea o no conocimientos financieros y de la cantidad mensual que pueda ahorrar. 

Eso sí, como siempre decímos en Balio, antes de invertir hay que formarse y entender realmente dónde estamos poniendo nuestro dinero. Esperamos que este artículo te haya servido como un primer paso para invertir en fondos indexados en España.

➡️ Si quieres aprender más de este tema, no dudes en explorar nuestro curso “Crea tu cartera de gestión pasiva con fondos indexados

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuar!

Promedio de puntuación 5 / 5. Recuento de votos: 1

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.

Nuestro objetivo es ayudarte a mejorar la gestión de tu dinero para que seas más libre. Somos apasionados de las finanzas personales y compartimos nuestra experiencia en este blog, cursos, podcast y comunidad. Más información sobre nosotros.

Ver más artículos del blog

Deja un comentario